Tamaño del texto:
Actualizado en: Martes, noviembre 20 2018

Un "punto de crisis" para los defensores de los derechos humanos

Contenido por: Inter Press Service

NACIONES UNIDAS, Nov 1 2018 (IPS) - A nivel mundial, las personas que trabajan para defender nuestros derechos humanos son cada vez más atacadas, alcanzando un "punto de crisis".

Más de 150 defensores de los derechos humanos (DDH) de todo el mundo se reunieron en París esta semana para establecer una visión de la lucha duradera por los derechos humanos en la Segunda Cumbre Mundial de los Defensores de los Derechos Humanos.

  • Mantener a los periodistas seguros beneficia a las sociedades completas
  • La Unión Africana toma medidas para neutralizar al principal organismo de derechos humanos de África
  • No "blanquear" el asesinato de Khashoggi

Entre los que asistieron se encontraba la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien destacó el papel clave que desempeñan los DDH en las sociedades.

“Cuando ves a alguien encadenado, a alguien cuyos derechos se te niegan, no te apartas. Desafías la injusticia. Usted defiende los derechos de los demás ”, dijo a los participantes.

"Cada paso hacia una mayor igualdad, dignidad y derechos que se ha dado ... se ha logrado debido a las luchas y la defensa de los defensores de los derechos humanos", agregó Bachelet.

La reunión marca el 20 aniversario de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Defensores de los Derechos Humanos, adoptada por la comunidad internacional durante la primera cumbre para garantizar que todos puedan disfrutar de la "libertad de expresión y de creencias y la libertad del miedo y la necesidad".

Sin embargo, los gobiernos no han cumplido con sus compromisos ya que los DDH siguen siendo asesinados en todo el mundo con impunidad.

El Relator Especial de la ONU sobre la situación de los defensores de los derechos humanos Michel Forst expresó recientemente su alarma por tales tendencias, y dijo: "La Declaración se ha convertido en un hito en el proyecto de derechos humanos ... sin embargo, estoy más preocupada que nunca".

“Estamos ante un panorama alarmante para los defensores de derechos humanos. "Su situación se está deteriorando en todo el mundo a pesar de las obligaciones de los Estados de garantizar la protección de los defensores de los derechos humanos", agregó.

El secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo, se hizo eco de sentimientos similares durante la cumbre y declaró: “El nivel de peligro que enfrentan los activistas de todo el mundo ha llegado a un punto crítico. Todos los días las personas comunes son amenazadas, torturadas, encarceladas y asesinadas por lo que luchan o simplemente por lo que son. Ahora es el momento de actuar y enfrentar el aumento global en la represión de los defensores de los derechos humanos ".

En un informe reciente, Forst descubrió que al menos 3,500 HRD fueron asesinados desde la adopción de la Declaración.

Solo en 2017, más de 300 HRD en los países de 27 fueron asesinados, el doble de los números de 2015, según encontraron Front Line Defenders.

Casi el 85 por ciento de los asesinatos registrados se concentraron en cinco países latinoamericanos: Colombia, Brasil, Guatemala, Honduras y México.

Colombia, que actualmente es el lugar más letal para los defensores de los derechos humanos, registró un aumento en el número de asesinatos de defensores de los derechos humanos tras el acuerdo de paz 2016 entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En 2017, más de 120 los líderes sociales y ambientales fueron asesinados por grupos paramilitares o no identificados en su mayoría en áreas donde las FARC se han ido, contribuyendo a las luchas por el poder y la tierra.

En mayo fueron asesinados Luis Alberto Torres Montoya y Duvian Andrés Correa Sánchez. Formaron parte del Movimiento Ríos Vivos, que se unió contra la represa hidroeléctrica Hidroituango por sus impactos ambientales y de derechos humanos, incluido el desplazamiento de las comunidades locales.

De hecho, Front Line Defenders descubrió que el 67 por ciento de los muertos en 2017 defendía los derechos de la tierra, el medio ambiente y los pueblos indígenas, y casi siempre en el contexto de los megaproyectos, la industria extractiva y las grandes empresas.

La Fuerza de Mujeres Wayúu, un grupo ambientalista indígena, ha estado enfrentando amenazas de muerte por su oposición a una mina de carbón que opera en su territorio ancestral. Un grupo paramilitar de derecha Águilas Negras, o Águilas Negras, al parecer dispersó folletos que prometían "limpiar" la región de los indígenas Wayúu.

"Cada caso de un ataque a un defensor de los derechos humanos constituye un ataque a los derechos humanos, los derechos de todos nosotros", dijo Bachelet.

Sin embargo, la impunidad sigue reinando en muchos países, incluso en Colombia, donde los grupos de derechos humanos han dicho que el gobierno no está investigando los crímenes ni procesando a quienes los respaldan, e instaron a la Corte Penal Internacional (ICC) a abrir una investigación formal.

Pero incluso en los casos en que los perpetradores son llevados a un tribunal, la justicia sigue siendo difícil de alcanzar.

En Guatemala, el jefe de seguridad de una mina, entonces propiedad de la compañía canadiense Hudbay Minerals, fue absuelto por el asesinato en 2009 del activista indígena Adolfo Ich Chaman y el disparo de German Chub a pesar del testimonio de testigos y pruebas físicas.

La demanda 2013 también incluyó a mujeres 11 que presuntamente fueron violadas a punta de pistola por las fuerzas de seguridad de la compañía minera durante un desalojo forzoso en 2007.

Tras el fallo, el juez solicitó que se presentaran cargos penales contra los involucrados en el procesamiento, incluida la esposa de Chaman, por "obstruir la justicia y falsificar información".

"La impunidad generalizada y sistémica es una señal muy mala que se envía a las familias de las víctimas y a cualquiera que defiende los derechos humanos ... más allá de estos ataques y asesinatos, son nuestros derechos y nuestras democracias las que corren mayor peligro", dijo Forst recientemente. Dicho a la Asamblea General.

Ha habido algunos avances en el reconocimiento de la importancia y los logros de los DDH en todo el mundo. Más recientemente, el Premio Nobel de la Paz fue otorgado a la activista de Yazidi Nadia Murray y al ginecólogo congoleño Denis Mukwege por su papel en la lucha para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra.

Tanto Forst como Bachelet destacaron la necesidad de tomar medidas y de que todas las partes interesadas aprovechen esta oportunidad para avanzar, especialmente después del 20th aniversario de la Declaración de la ONU sobre los Defensores de los Derechos Humanos, así como del 70th aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Derechos que se adoptaron en el Palais de Chaillot donde la Cumbre celebró acertadamente su ceremonia de clausura.

"La Cumbre es una oportunidad clave para los defensores de los derechos humanos en todo el mundo, que enfrentan la difamación y el aumento de los ataques, para reunirse y discutir los próximos pasos en sus propios términos", dijo Forst.

“Lo que nos enseñan los defensores de los derechos humanos es que todos podemos defender nuestros derechos y los derechos de los demás, en nuestros vecindarios, en nuestros países y en todo el mundo. Podemos cambiar el mundo ”, repitió Bachelet.

Este año se han visto numerosos eventos centrados en los DDH, incluida la cumbre de tres días y la próxima reunión de alto nivel que tendrá lugar a mediados de diciembre en Nueva York para abordar las buenas prácticas y las nuevas oportunidades en la implementación de la Declaración.

Conectarse con los Estados Unidos

Suscríbete a nuestro boletín