Tamaño del texto:
Actualizado en: Domingo, abril 30 2017

-Económica de energía Código de Edificación de la Caricom podría ser difícil de vender

Contenido por: Inter Press Service

PUERTO ESPAÑA, Trinidad, abr 21 2017 (IPS) - Comunidad del Caribe (CARICOM) están en el proceso de formulación de un código de construcción de la eficiencia energética para la región que ayudaría a reducir las emisiones de CO2, pero la implementación del código pueden depender en gran medida de la presión moral de su éxito.

Fulgence St. Prix, oficial técnico para los estándares de la Organización Regional de la CARICOM sobre Normas y Calidad (CROSQ) que supervisa la eficiencia energética regional Código de Edificación (REEBC), dijo a IPS: “Cuando a nivel regional propone una norma o código que está destinado a ser voluntaria ... no tenemos el mecanismo de dictar a los estados miembros para hacer cualquier norma objeto de un reglamento técnico con lo que la aplicación obligatoria “.

"Los arquitectos son bastante bien en términos de diseño sostenible. Lo que no tenemos son clientes que están dispuestos a hacer el esfuerzo económico para incorporar la sostenibilidad.” --Jo-Ann Murrell de Carisoul

De acuerdo con las directrices de la OMC, dijo, “Una norma es un documento de carácter voluntario. No se puede obligar a ningún estado miembro de implementar cualquier estándar.”La decisión de si para poner en práctica la REEBC, por lo tanto, son los Estados miembros.

El proyecto REEBC fue lanzado oficialmente en una reunión en Jamaica a finales de marzo. Esto siguió a consultas durante varios meses por un equipo de proyecto regional integrado por representantes de algunos de los países de Caricom, así como arquitectos, ingenieros regionales, constructores y electricistas, sobre la necesidad de un estándar de construcción de la eficiencia energética mínima para la región.

Se acordó por unanimidad que era imperativo establecer uno y se tomó la decisión de basar el REEBC de la versión 2018 del Código Internacional de Conservación de la Energía que será publicado en julio de este año.

“El objetivo es tener un documento que reduciría la huella CO2 en promedio,” dijo St. Prix, y agregó que el cambio climático es una de las consideraciones que impulsan la iniciativa REEBC. “Si pudiéramos desarrollar ese código y lo han implementado efectivamente, podríamos darnos cuenta, al menos, un 25 por ciento de reducción de las emisiones de CO2, pero esto es sólo una estimación.”

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), capítulo sobre Edificios en su quinto informe de evaluación establece que en los edificios 2010 representó 32 por ciento del uso de energía final total mundial, 19 por ciento de los gases de efecto invernadero relacionadas con la energía (GEI) (incluida la electricidad relacionada con), y aproximadamente un tercio de las emisiones de carbono negro.

Se dijo que las emisiones de GEI en América Latina y el Caribe de los edificios que han crecido a 0.28GtCO2eq / año (toneladas equivalentes de 280,000,000 CO2 de las emisiones de gases de efecto invernadero) en 2010.

El informe también afirma, “uso final de la energía puede permanecer constante o incluso disminuir a mediados de siglo, en comparación con los niveles actuales, si las mejores prácticas y tecnologías rentables de hoy en día están ampliamente difundidos.”

Sin embargo, el informe del IPCC sugiere que la persuasión moral no puede ser el medio más eficaz de lograr la aplicación de las normas de eficiencia energética. Se señala, “Los códigos de construcción y normas de aparatos con los requisitos de eficiencia energética fuertes que están bien apretados forzada, con el tiempo, e hizo apropiada para el clima local y otras condiciones han sido de los más ecológica y rentable.”

arquitecto de Trinidad Jo-Ann Murrell, director general de Carisoul, una firma que se especializa en la arquitectura verde, dijo que la implementación efectiva de un código regional edificio de eficiencia energética puede tener que esperar hasta que la generación más joven de la región se convierten en los responsables de tomar decisiones con respecto a la compra de vivienda.

“Tenemos una generación más joven que va a ser de mayor edad en ese momento, que estará interesado en invertir en eficiencia energética. Ellos están interesados ​​en la sostenibilidad del clima “, dijo.

Dijo que el costo de la electricidad subvencionada en Trinidad y Tobago es 3 centavos de dólar por kWh. Por lo tanto, “no hay un deseo por parte de los clientes, debido al factor de costo, para el uso de fuentes alternativas de energía o el uso de dispositivos de ahorro de energía. Así que cuando decimos a los clientes que pueden lograr ahorros de energía si se utilizan ciertos métodos de construcción, que se elija la unidad de aire acondicionado eficiente de energía, van a utilizar luces de LEED, y así sucesivamente, pero [no siempre] cuando se trata de otras opciones” dijo Murrell.

Ella destacó: “Tenemos arquitectos muy competentes en Trinidad y Tobago y los arquitectos están bastante bien en términos de diseño sostenible. Lo que no tenemos son clientes que están dispuestos a hacer el esfuerzo económico para incorporar la sostenibilidad “.

St. Prix también citó retos económicos para los estados de Caricom que deseen implementar el REEBC. “Usted sabe que los estados miembros se encuentran en diferentes etapas de su desarrollo. Cualquier código de construcción es un reto. El principal desafío es recursos humanos y [la necesidad de] los recursos económicos para poder emplear el personal necesarios para implementar el código “.

El informe del IPCC también cita los costos de transacción, la falta de acceso a la financiación, y la energía subvencionada como una de las barreras a la utilización efectiva de las tecnologías de eficiencia energética en la construcción a nivel mundial.

El informe del IPCC continúa diciendo, “grandes aparatos tradicionales, tales como refrigeradores y lavadoras, siguen siendo responsables de la mayor parte del consumo eléctrico del hogar ... aunque con una caída en la participación relacionada con el equipo de tecnología de la información y las comunicaciones (incluyendo entretenimiento en el hogar), que representan en la mayoría de los países para 20% o más del consumo eléctrico residencial “.

Por esta razón, la CROSQ también está llevando a cabo un sistema de etiquetado energético regional de aparatos vendidos en la región. Aunque común en los países europeos, no son una práctica habitual en todo el Caribe. El esquema, dijo Janice Hilaire, coordinador del proyecto para la Energía Renovable y Eficiencia Energética del Proyecto (R3E), está siendo financiado por el gobierno alemán.

“También queremos desarrollar normas para los paneles de PVC y calentadores de agua”, agregó.

Hilaire dijo que el R3E sería la formación de personas para llevar a cabo las pruebas para este esquema en selectos laboratorios de la región que tiene una cantidad limitada de equipo para llevar a cabo las pruebas.

“Estamos creando una intensa campaña de información y sensibilización porque queremos lograr un cambio en el comportamiento. Queremos cabezas de familia a entender por qué se deben adoptar ciertas prácticas. También queremos lograr un uso más eficiente de la región energy.in que afectará positivamente PIB. El REEBC no puede funcionar en el vacío. Se debe complementarse con otras iniciativas “, dijo.

El REEBC y la R3E asociado están en sus primeras etapas, St. Prix señaló. A medida que estos proyectos se implanten, CROSQ comenzará a recopilar datos que muestra los ahorros en dólares reales que la región mantiene a través de estas iniciativas. El equipo CROSQ podrá entonces “para ir a nuestros responsables políticos y decir, si haces esto obligatoria que se ahorra esta cantidad.” Los estados miembros se les insta a poner en marcha mecanismos legales en el lugar, dijo St. Prix.

SigaFraser2004

Conectarse con los Estados Unidos

Suscríbete a nuestro boletín