Tamano del texto:
Actualizado en: Lunes, agosto 26 2019

Como los SDGs Falter, la ONU se dirige a los ricos y famosos

NACIONES UNIDAS, Jul 25 2019 (IPS) - Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) están en problemas. Los funcionarios de las Naciones Unidas están preocupados y lo dicen públicamente. El secretario general António Guterres se unió a la alarma a mediados de julio cuando presentó el informe oficial más reciente de la ONU.

"Está muy claro que se necesita una respuesta mucho más profunda, más rápida y más ambiciosa para desencadenar la transformación social y económica necesaria para lograr nuestros objetivos de 2030", escribió. Por separado, un gigantesco estudio de páginas 478 realizado por expertos independientes llevó el mensaje a casa con datos extensos para ilustrar la crisis.

El informe de los expertos, un proyecto conjunto de Bertelsmann Stiftung en Alemania y la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible en Nueva York, revela algunos hallazgos sombríos: el progreso ha sido desigual en el mejor de los casos, y en algunos casos se ha revertido.

El estudio descubrió que todas las naciones estaban obteniendo peores resultados al abordar el cambio climático, y ningún país ha logrado una calificación "verde". Muchos obstáculos para el éxito o las causas de las reversiones incluyeron paraísos fiscales, secreto bancario, normas laborales deficientes, esclavitud y conflictos.

La mitad de las naciones del mundo no están en camino de erradicar la pobreza extrema, un objetivo importante, si no el principal, de las metas, según el informe. La acción sobre los ODS, que fueron adoptados en 2015 como la Agenda 2030, se acerca a su quinto año de implementación.

La predicción más sorprendente de un posible fracaso proviene, quizás sorprendentemente, del principal funcionario de la ONU en Asia. En julio, 18, el jefe de la comisión regional con sede en Bangkok para Asia y el Pacífico (Escap), Armida Salsiah Alisjahbana de Indonesia, advirtió en una entrevista radial de ONU Noticias mientras asistía a un foro de alto nivel de la ONU sobre desarrollo en Nueva York que ella región estaba en camino de perder todos los goles.

El área cubre una vasta franja del mundo, que se extiende desde el este del Mediterráneo hasta el borde del Pacífico, hogar del 60 por ciento de las personas de 7.7 del mundo. China, India e Indonesia solo representan casi tres mil millones de personas. Alisjahbana, subsecretario general de la ONU, dijo que la última encuesta de Escap mostró cierta evidencia de que la región está retrocediendo, particularmente en recursos hídricos y sostenibilidad ambiental.

En la sede de la ONU, una respuesta controvertida y muy debatida a la crisis ha sido formar un equipo en una "asociación estratégica" con el Foro Económico Mundial. Esta institución, fundada en 1971 por Klaus Schwab, un economista e ingeniero alemán, es mejor conocida por sus reuniones anuales llenas de estrellas y solo por invitación en Davos, un resort de montaña suizo, que atrae a funcionarios gubernamentales, líderes empresariales y celebridades.

Al anunciar la asociación con la ONU en una amplia declaración de intenciones con pocos detalles, el Foro Económico Mundial afirmó que puede "acelerar la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible".

Se define a sí misma como "la organización internacional para la cooperación público-privada" y enumera seis áreas en las que la asociación de la ONU puede impulsar los objetivos de desarrollo: en la financiación de la Agenda 2030 y en abordar el cambio climático, la salud, la cooperación digital, la igualdad de género y la educación.

El Foro ha estado ampliando constantemente su presencia internacional mediante la convocatoria de "líderes de opinión" en todo el mundo sobre temas de actualidad, para intercambiar ideas y construir redes influyentes en iniciativas económicas, industriales y sociales.

La subsecretaria general Amina Mohammed firmó el acuerdo marco conjunto de la ONU con Borge Brende, presidente del Foro. Guterres y Klaus Schwab, presidente ejecutivo del Foro, estuvieron presentes en la ceremonia de junio de 13.

Mohammed, quien dirigió la formulación de los ODS, ha dominado la agenda de desarrollo de la ONU, dejando de lado el Programa de Desarrollo de la ONU.

Ella fue una fuerte defensora de la creación del paquete ODS con el asesoramiento y el consentimiento de los gobiernos, de abajo hacia arriba desde el campo, no de arriba hacia abajo, ya que los Objetivos de Desarrollo del Milenio fueron escritos en 2000 por especialistas en desarrollo internacional en y alrededor de la oficina del Secretario. General Kofi Annan.

A través del nuevo Foro Económico Mundial de la ONU, Mohammed está aumentando sus roles internacionales. Participará en numerosas iniciativas del Foro y revisará la posibilidad de vincular a los coordinadores de desarrollo residentes de la ONU en las capitales nacionales con los programas del Foro.

La teoría subyacente a la creación de los ODS, con los gobiernos como tomadores de decisiones clave, fue una apuesta. Los derechos humanos no recibieron atención significativa en los ODS, lo que refleja las actitudes o demandas de numerosos gobiernos sobre estos temas.

Se ignoraron los rápidos cambios sociales y su lugar en el desarrollo: el floreciente movimiento internacional para el reconocimiento y los derechos LGBTQ, la nueva diversidad en lo que puede constituir una "familia" y la creciente ola de mujeres activistas que desafían la dominación masculina en la política y la sociedad, por nombrar algunas .

Los ODS son difíciles de manejar, como lo han señalado los críticos desde la adopción de la agenda 2030. Los objetivos de 17 están cargados de objetivos 169 e indicadores 230 para medir el progreso.

La asociación estratégica con el Foro Económico Mundial no es el primer enfoque de la ONU para el sector privado.

Stephen Browne, autor de un libro que se publicará más adelante este año, "Reforma de la ONU: 75 años de desafío y cambio", trabajó durante más de 30 años en el sistema de desarrollo de la ONU, incluso en África y Asia.

Ha observado la trayectoria de la cooperación entre la ONU y el sector privado, que ha tenido algunos efectos positivos, escribe en el nuevo libro. Con la creación del Pacto Mundial (que Annan presentó en el Foro Económico Mundial en 1999), "las relaciones con el sector privado adquirieron otra dimensión".

Browne escribe: “El momento era pertinente. La globalización ya estaba generando inquietudes sobre su inclusión y era apropiado que se mostrara a la ONU transmitiendo cierta preocupación al sector privado. . . . Galvanizar el interés del sector privado en los objetivos de la ONU ha tenido el efecto positivo de aumentar el interés y la comprensión del organismo mundial, ayudando a mejorar su imagen pública en los círculos comerciales.

La ONU también se ha vuelto más conocida por el sector privado a través de las numerosas redes locales de GC que se han establecido en todas las principales economías emergentes.

“Pero el GC [Pacto Mundial] también ha conllevado riesgos para las Naciones Unidas, dejándolo abierto a acusaciones de asociarse con empresas que incurren en negligencia corporativa. . . . El Pacto Mundial no puede evitar por completo el "lavado azul" [el equivalente de las Naciones Unidas al blanqueo a los ojos de los críticos] pero restringe el uso del logotipo de la ONU y establece las condiciones para la selección de socios comerciales. . . . Las empresas son una gran mayoría en la Junta de GC y son los principales contribuyentes al fondo fiduciario que apoya a la secretaría de GC. Los críticos han afirmado que el GC sirve como plataforma para la promoción de intereses corporativos en la ONU, y no al revés como se pretendía originalmente ".

El sucesor de Annan, Ban Ki-moon, quien pidió a todas las agencias y proyectos de la ONU que enfatizaran criterios generales de derechos humanos en su trabajo y publicaciones, creó varias alianzas más específicas, por ejemplo, enfatizando la importancia de las mujeres en el desarrollo, avanzando la energía sostenible y mejorando nutrición.

"Sin embargo, hay una sensación", escribe Browne en su próximo libro, "de que la ONU percibió estas iniciativas como fines en sí mismas: cualquier asociación es mejor que ninguna. Nunca ha habido un intento riguroso de evaluar las [asociaciones de múltiples partes interesadas] de la ONU y determinar si realmente agregan un valor significativo. . . . Ni siquiera está claro hasta qué punto han logrado movilizar fondos adicionales ".

Las asociaciones con corporaciones y fundaciones ricas han suscitado críticas constantes de diversos sectores de la sociedad civil, especialmente cuando las empresas producen y promueven bienes, por ejemplo, alimentos, que se consideran que tienen efectos nocivos para los niños o la población en general.

En un mensaje de Ginebra, donde vive, Browne describió su persistente reparo sobre la dependencia de los acuerdos y pactos del sector privado: "Mi opinión real", escribió, "es que las Naciones Unidas se asocian como si fueran un fin deseable. ellos mismos, sin haber determinado qué beneficios netos reales para el desarrollo humano se han derivado de ellos, o si podrían fluir ".

La publicación Como los ODS fallan, la ONU recurre a los ricos y famosos apareció primero en PassBlue.

CONECTARSE CON NOSOTROS

recibe más información