Tamano del texto:
Actualizado en: Lunes, agosto 26 2019

Bosques en llamas por lluvia y otras catástrofes climáticas

NAIROBI, agosto 9 2019 (IPS) - Los aldeanos que viven en las estribaciones del monte Kenia tienen una creencia: si queman el bosque, vendrán las lluvias.

"En general, creemos que el cielo está cubierto por una gruesa capa de hielo y solo un incendio forestal puede elevarse lo suficiente como para derretir este hielo y darnos lluvia", dijo Njoroge Mungai, un residente de la aldea de Kiamungo, condado de Kirinyaga, que se encuentra en las estribaciones del monte Kenia, dice a IPS.

No es de extrañar entonces que Kirinyaga sea uno de los condados más afectados por los incendios forestales, según los Servicios Forestales de Kenia (KFS).

Durante los primeros dos meses de este año, se registraron al menos incendios forestales 114 en Kenia y al menos cinco bosques principales se vieron afectados negativamente, según KFS. En solo unos días en febrero, un incendio forestal devastó un estimado de 80,000 acres de páramos forestales del Monte Kenia. Los expertos en bosques y vida silvestre insisten en que las comunidades que viven alrededor de estas áreas forestales son responsables de los incendios.

Tal pérdida significativa de la cubierta forestal no es una ocurrencia única en África. Y, sin embargo, la deforestación es uno de los principales impulsores del cambio climático, según un nuevo informe.

Los científicos en el Panel Intergubernamental de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (IPCC) Hemos notado que el mundo está mirando una catástrofe climática.

Estas advertencias están contenidas en un nuevo Informe especial del IPCC sobre cambio climático y tierra (SRCCL) lanzado ayer, agosto 8, en Ginebra, Suiza.

En coautoría de científicos de 107, casi la mitad de los cuales son de países en desarrollo y el 40 por ciento son mujeres, el informe coloca rotundamente la gestión de la tierra en el centro de la guerra para combatir el cambio climático, afirmando que las estrategias efectivas para abordar el calentamiento global debe colocar los sistemas de uso sostenible de la tierra en su núcleo.

“El informe recientemente publicado del IPCC se centra en el vínculo entre el calentamiento global y el uso de la tierra. El núcleo de este informe es el nexo entre el cambio climático y el uso insostenible de la tierra, incluidos los sistemas alimentarios mundiales insostenibles ", dijo a IPS Richard Munang, coordinador del subprograma sobre cambio climático en la Oficina de África de Medio Ambiente de la ONU.

Munang dice que este nexo "ya está llegando a primer plano en África, especialmente ahora que el continente está perdiendo la cubierta forestal a un ritmo mucho más alto que el promedio mundial".

Explica además que a nivel mundial, África tiene el segundo costo más alto de degradación de la tierra, estimado en 65 mil millones de dólares por año, y que esto ha ejercido una presión sobre el crecimiento económico.

"Si bien las pérdidas promedio resultantes de la degradación de la tierra en la mayoría de los países se estiman en un nueve por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), algunos de los países más afectados están en África y pierden un asombroso 40 por ciento de su PIB", dice.

El informe del IPCC enfatiza que, si bien el cambio climático en sí mismo puede aumentar la degradación de la tierra a través del aumento de la intensidad de la lluvia, las inundaciones, la intensidad de la sequía, el estrés por calor y los períodos secos, son las prácticas de gestión de la tierra las que han inclinado el equilibrio del aumento de la degradación del suelo. El informe señaló que la agricultura, la producción de alimentos y la deforestación son los principales impulsores del cambio climático.

Según el informe, la tierra es un recurso crítico y también parte de la solución al cambio climático. Sin embargo, a medida que se degrada más tierra, se vuelve menos productiva y al mismo tiempo reduce la capacidad del suelo para absorber carbono. Esto a su vez exacerba el cambio climático.

Como resultado de cambios significativos en el uso de la tierra, presiones de pastoreo y una reducción sustancial en la fertilidad del suelo, los investigadores de la ONU ahora dicen que un tercio de las emisiones totales de carbono provienen de la tierra.

El Dr. Wilfred Subbo, profesor de recursos naturales en la Universidad de Nairobi, observa los hallazgos con preocupación: "La tierra está bajo una gran presión y estamos presenciando cada vez más cómo los cambios ambientales inducidos por los humanos contribuyen a las catastróficas emisiones de carbono".

"De hecho, nos estamos dirigiendo directamente a un desastre climático y este informe ha destacado cómo la tierra dañada ya no sirve como ese gran sumidero que absorbe las dañinas emisiones de dióxido de carbono", dijo a IPS.

El informe también señaló que "el calentamiento global y la urbanización pueden mejorar el calentamiento en las ciudades y sus alrededores, especialmente durante eventos relacionados con el calor, incluidas las olas de calor".

"El año pasado, el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas indicó que la transición urbana de África no tiene precedentes en términos de escala y velocidad y que el continente es 40 por ciento urbano hoy", dice Subbo.

La acción coordinada para abordar el cambio climático puede mejorar simultáneamente la tierra, la seguridad alimentaria y la nutrición, y ayudar a acabar con el hambre, dijo el IPCC en un comunicado. El informe destaca que el cambio climático está afectando los cuatro pilares de la seguridad alimentaria: disponibilidad (rendimiento y producción), acceso (precios y capacidad para obtener alimentos), utilización (nutrición y cocina) y estabilidad (interrupciones en la disponibilidad).

"La seguridad alimentaria se verá cada vez más afectada por el cambio climático futuro a través de la disminución del rendimiento, especialmente en los trópicos, el aumento de los precios, la reducción de la calidad de los nutrientes y las interrupciones de la cadena de suministro", dijo Priyadarshi Shukla, copresidente del Grupo de trabajo III del IPCC, en el comunicado.

"Veremos diferentes efectos en diferentes países, pero habrá impactos más drásticos en los países de bajos ingresos en África, Asia, América Latina y el Caribe", dijo.

Sin embargo, Munang señala que no todo está perdido: "Más del 90 por ciento de los países de África han ratificado sus compromisos de acelerar la acción climática para lograr el acuerdo 2015 de París".

Este acuerdo busca lograr un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono. Munang enfatiza que tales objetivos climáticos exigen que los países adopten prácticas ecológicas ambiciosas como la agroforestería, el uso de fertilizantes orgánicos y energía limpia, entre otros.

Él dice que varios países africanos están en camino. "Etiopía lo ha hecho muy bien y ha establecido un nuevo récord mundial no oficial de plantar más de 350 millones de árboles en solo 12 horas".

Kenia aspira a funcionar completamente con energía verde con 2020 y tiene el récord de tener el parque eólico más grande de África, al igual que Marruecos con el parque solar más grande del mundo.

"La clave en el futuro es cambiar la perspectiva y considerar estas acciones dentro del objetivo más amplio de construir empresas competitivas a nivel mundial con cobeneficios de acción climática", dice Munang.

Mientras tanto, de vuelta en las estribaciones del Monte Kenia, Mungai dice que hay esfuerzos para educar a la comunidad sobre los incendios forestales y el efecto que tiene tanto en la tierra como en el clima.

“Esta creencia tomará tiempo para cambiar porque fue transmitida de nuestros abuelos. Pero el gobierno del condado está enfocado en abordar estos problemas para que las generaciones futuras aprendan a hacer las cosas directamente ”.


->

CONECTARSE CON NOSOTROS

recibe más información