Tamaño del texto:
Actualizado en: Martes, noviembre 20 2018

Los migrantes pesan si quedarse en México o viajar a Estados Unidos

Contenido por: Voz de America

CIUDAD DE MÉXICO -

El miércoles, los migrantes de América Central continuaron luchando por una parada de descanso en el estadio de la Ciudad de México, donde 4,500 continúa sopesando ofertas para quedarse en México contra el deseo de muchos de llegar a los Estados Unidos.

la frontera.

Los funcionarios de la Ciudad de México dijeron que esperaban que 1,000 más llegara al estadio Jesús Martínez, ya que los miembros rezagados del camino de la caravana se demoraron en sus viajes debido a las dificultades para viajar o subirse a los camiones que se desviaron de su ruta.

Ángel Eduardo Cubas, de La Ceiba, Honduras, llegó al refugio el miércoles temprano después de haberse separado de la caravana. Como muchos inmigrantes, tuvo que encontrar el camino de regreso a la seguridad relativa de la caravana en un país desconocido, sin dinero.

"Hubo mucha gente que se dejó en otro lugar", dijo Cubas, quien en un momento perdió a sus dos hijos, 2 y 6, antes de volver a encontrarlos. "Era feo, andar buscando a sus hijos", dijo el padre de 28.

Los miembros de las caravanas de migrantes, que el presidente Donald Trump hizo un tema central en las elecciones intermedias de Estados Unidos, se negaron a tomar una decisión inmediata el martes por la noche sobre si quedarse en México o continuar al norte, optando por permanecer en la capital al menos un par de días más .

"Nadie tiene más prisa que yo para ir (a la frontera de Estados Unidos), pero tenemos que ir todos juntos", dijo Sara Rodríguez de Colón, Honduras.

Rodríguez, 34, huyó de su país con su hija Emily, de 16, después de que la niña comenzó a llamar la atención de un narcotraficante que acaba de salir de la cárcel y se comprometió a ir tras ella. Rodríguez dejó a su hijo de 7 con su esposo en Honduras. "Aunque me duele dejar a mi hijo ... tuve que protegerla", dijo Rodríguez llorando.

México ofreció visas de refugio, asilo o trabajo a los migrantes y el gobierno dijo que las visas temporales de 2,697 se habían otorgado a individuos y familias para cubrirlas mientras esperan el proceso de solicitud de 45-day para un estado más permanente.

Rina Valenzuela, quien es de El Salvador, escuchó atentamente a los trabajadores humanitarios del Instituto para Mujeres en Migración, sin fines de lucro, mientras explicaban las dificultades para solicitar y obtener asilo en los Estados Unidos. Valenzuela decidió que sería mejor solicitar un refugio en México.

“¿Por qué pelear allí, con tanto esfuerzo y tanto sufrimiento como hemos pasado, solo para que me den la espalda? Bueno, no, ”dijo ella.

Cientos de empleados de la ciudad e incluso más voluntarios ayudaron a clasificar las donaciones y dirigieron a los migrantes hacia alimentos, agua, pañales y otros elementos básicos. Los migrantes registraron montones de ropa donada, tomaron cajas de leche para niños y se alinearon para hacer llamadas rápidas a casa en un puesto establecido por la Cruz Roja.

Una mujer se presenta como mimo para los niños migrantes centroamericanos en el estadio Jesús Martínez en la Ciudad de México, martes, noviembre 6, 2018.
Una mujer se presenta como mimo para los niños migrantes centroamericanos en el estadio Jesús Martínez en la Ciudad de México, martes, noviembre 6, 2018.

Los empleados de la comisión de derechos humanos de la capital registraron a los recién llegados con datos biográficos, como la edad y el país de origen, y colocaron brazaletes amarillos en las muñecas para contar la creciente cantidad de personas.

María Yesenia Pérez, 41, dijo que no había espacio en el estadio cuando ella y su hija de 8 llegaron el martes por la noche, de modo que las dos hondureñas dormían en el pasto afuera. Los migrantes levantaron tiendas de campaña en el estacionamiento y construyeron refugios improvisados ​​con madera contrachapada cubierta con mantas y lonas. Cuarenta inodoros portátiles estaban esparcidos por la hierba.

Varios grupos más pequeños se arrastraban cientos de millas hacia el sur; los funcionarios estimaron que alrededor de 7,000 en total estaban en el país en las caravanas.

Trump describió a la caravana como una amenaza importante, aunque tales caravanas han aparecido regularmente a lo largo de los años y en gran parte han pasado desapercibidas.

El ex legislador hondureño Bartolo Fuentes, quien niega las acusaciones de haber iniciado la caravana, lo describió como una respuesta natural "a una situación más terrible que la guerra". Dijo que sobre 300 a 400 los hondureños abandonan su país en un día normal.

"¿Qué tenemos aquí entonces? La acumulación de 20 días "de emigración normal, dijo.

Conectarse con los Estados Unidos

Suscríbete a nuestro boletín